Comentarios

NANCY SINATRA — 2 comentarios

  1. Regresaba del Colegio del Aire y por consiguiente mi primer año en la academia 1966. Retomaba el gusto por volver a escuchar la Radio y principalmente por seguir a mis ídolos. Buscaba de preferencia los programas como: Los Grandes Años del Rock and Roll, en la XEFR Radio Felicidad y Recuerdos del Rock en XEJP Canal 115 Radio Variedades y entre éstas y otras estaciones, empecé a escuchar a una nueva cantante que tenía un tono de voz muy peculiar, fresco, agradable y con un brío que dejaba ver a todas luces que llegaría a niveles insospechados. Efectivamente recuerdo que las jóvenes estudiantes de alguna carrera comercial, de pronto empezaron a usar faldas cortas, swéteres holgados, pantalones vaqueros y botas de tubo largo o corto. Es más, se dio la moda hasta en los hombres, porque también se llenó el mercado de botas de tubo corto para caballeros. Ya para 1967 se empezaba a oír la onda de las drogas alucinógenas. Recuerdo que al leer un anuncio en el periódico El Sol del Medio Día, que se ofertaba empleo en el cual no se necesitaba experiencia y con una paga de $8.00 dólares diarios, era una fortuna $100.00 pesos diarios, cuando el Salario Mínimo llegaba apenas a los $6.00 pesos. Se tenía que acudir con solicitud elaborada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El caso es que me dieron un nuevo formato de solicitud de empleo que venía en Inglés, y la instrucción fue requisitar y entregarla en la oficina de reclutamiento que está en el área de salidas internacionales. Terminé de llenarla y ya firmada busqué la oficina mencionada y nadie me supo dar razón de donde se encontraba la oficina; solo un policía me dijo: joven ya se fueron, regrese el próximo lunes. El caso está en que no pude irme a trabajar.
    Regresando al tema central que nos ocupa, me empezó a gustar la nueva cantante de nombre dulce: NANCY pero al enterarme de su apellido Sinatra, me dije: ¡Dios mio!…¡Que gran responsabilidad! usar este inconmensurable apellido. Siendo su padre un ícono en el espectáculo a nivel internacional, era más que un reto.
    En opinión subjetiva, me atrevo a decir que si bien ella no hubiera utilizado el apellido de su padre; posiblemente habría logrado triunfar o fracasar por ella misma. Hasta donde la recuerdo, su estilo de cantante fue muy fresco, juvenil y muy agradable. Y aquí, se podría decir: que nunca han sido buenas las segundas partes. A pesar de que su padre grabó con ella a dueto y le impulsó a grado tal, que en su país llegó hasta donde ya fue mencionado en el artículo que antecede. Así me tocó vivirlo.

    Gersio dijo:
    Atractiva oferta de empleo la que menciona, 8 dólares contra 6 pesos diarios, tomando en consideración el tipo de cambio en ese tiempo, 12.50 por cada 1, sí, hacía diferencia, un 1600% aproximadamente . . . Nada más, pensamos que merecía la pena haber insistido ¿No cree? . . . Reciba usted un cordial saludo, amigo Síntora.

  2. Mucha influencia tuvo en mi, en ese tiempo usaba botas, sólo me faltó el ilustre apellido, gracias

    Gersio dijo:
    Ocurrente su comentario Srita. Robles, esperamos que al menos, conserve todavía las botas . . . Saludos afectuosos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *