InicioMusica InternacionalFestival de San RemoSan Remo 1958FESTIVAL DE SAN REMO (1958)

Comentarios

FESTIVAL DE SAN REMO (1958) — 5 comentarios

  1. En el año 1959 empezó a sonar en las radiodifusoras nicaraguenses el bolero La Hiedra interpretada por el trío Los Panchos. Esa versión se refiere la fortaleza de un recuerdo una relación que podría compararse a la accion de una hiedra sobre una pared sin ninguna sugerencia adicional es más en una estrofa expresa “Jamás la hiedra y la pared podrían apretarse más, igual tus ojos de mis ojos no pueden separarse jamás” de tal suerte que no se observa ningún trazo de inmoralidad en la misma. Lo que el público no sabía era que este bolero era un cover de una canzone italiana que participo en el Festival de San Remo de 1958 y que fue desplazada a un segundo lugar por parte del gran éxito internacional Nel blu dipinto di blu en la voz de Domenico Modugno. L edera era el titulo original de la canción y fue interpretada en dicho festival por dos grandes divas italianas Nilla Pizzi y Tonina Torrielli, habia sido compuesta por Saverio Seracini y Vincenzo DAcquisto. La version original italiana es mas sugerente pues en una estrofa expresaba “Así me sentirás así ligada como hiedra, porque en cada uno de mis suspiros sentirás palpitar a mi corazón”.
    Como se puede observar la letra no contiene nada del otro mundo, salvo tal vez la metafora utilizada con la hiedra, pues a pesar de que entre los antiguos, la hiedra era símbolo de eternidad por su extrema duración, para una mente calenturienta lo que llama la atención es la manera como la planta se aferra a una pared con tal fuerza que es muy difícil arrancarla y al compararse con dos personas se llega facilmente a otro tipo de inferencias con mayor intensidad desde un estado de celibato.
    Es posible que desde L observatore romano con base en la version italiana llegara la directriz de proscribir la canción el caso es que por un buen tiempo desde muchos pulpitos del país se habló de la inmoralidad de la canción, ante la sorpresa de los fieles que no encontraban en la versión en espanol motivo alguno para tanta alharaca.

  2. Han transcurrido 53 años de este evento musical. Hasta donde mi memoria me permite recordar, ambas canciones se escucharon fuertemente en la Radio. Por obviedad “Volare” con su interprete original; y “La Hiedra” con el Trío “Los Panchos” en la voz de Johnny Albino, de nacionalidad Puertoriqueña.

    El caso es que todos los niños nos atrevìamos a cantar en Italiano sin saber con exactitud que decìa la canciòn. Por lo que respecta a la segunda, nos sonaba màs a mùsica para adultos y no entendìamos nada de lo que se decìa. Sin embargo, empezábamos a descubrir que habìa algo que solo los adultos entendìan bien de que se trataba. Aún escucho los gritos, las risas, algùn llanto . . .

    En las tardes bohemias que ocasionalmente sucedìan en la casa de mis abuelos paternos, se juntaban personalidades como eran los matrimonios, primos y primas, compadres y comadres de mis tios y amistades cercanas a la familia. Esto permitía que ellos por su parte tocaran guitarras, otros algùn instrumento que acompañaba a las anteriores y practicamente todos cantaban. Por nuestra parte, los niños sin excepciòn, corríamos al jardìn y ¡A jugar se ha dicho! Aùn escucho los gritos, las risas, el llanto de alguno que se cayò y resultò con la nariz raspada. Los màs grandes jugaban otros juegos que por lo regular a los pequeños y medianos tratabamos de acompañarlos y no dejarlos solos, esto hacìa que nos olvidaramos de “el burro castigado”, “las coleadas”, “los caballazos”, “las tamaladas”, “los quemados”, etc.,etc.. Dedicàndonos a juegos mas afines a los pequeños integràndolos a nosotros y divirtièndonos entre todos. Asì me tocò vivirlo.Antonio

    ¡Que Bellos y envidiables recuerdos!

  3. Cuanto tiempo ha pasado y cuantos recuerdos vuelven a surgir; con ellos vienen también: olores, colores, presencias, voces ya apagadas, ¿y por que no?, lágrimas ya lloradas. Esa es la magia de la música, gracias es lo único que queda por decir.

    Igualmente . . . Gracias por su bello comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *