InicioThe SixtiesCUAUHTÉMOC, TLATELOLCO Y YO

Comentarios

CUAUHTÉMOC, TLATELOLCO Y YO — 3 comentarios

  1. Justamente es el fin de este espacio, en el cual compartimos nuestras vivencias y por qué no, nuestros éxitos y fracasos. Usted nos ha hecho el favor de compartir este bello recuerdo de su juventud. En este año de 1965, en lo personal no fue un año de éxitos personales a nivel escolar. Felizmente había terminado la enseñanza secundaria en 1964, con un modesto promedio de 8.5 en forma total. Carta de Buena Conducta y me disponía a correr todos los trámites burocráticos ante la SDN, para darle gusto a mi padre e ir a estudiar al Colegio del Aire, en Zapopan Jal. Fue un año sumamente agobiado, pues entre ir a solicitar información, buscar las cartas de recomendación( de peso específico) y de preferencia de altos niveles políticos y gubernamentales; Sacar Fianza de $ 500.00 pesos, entregar carta permiso de mis progenitores a favor del gobierno; y obviamente aprobar los exámenes de cultura general y médicos principalmente, para ser un digno aspirante a cadete del H. Colegio. Todo estaba listo para salir a competir y quedar dentro de la terna de los “elegidos por los Dioses”. Concursamos cinco mil hombres entre 16 y 18 años de edad. Lamentablemente las plazas para pilotos era de cien alumnos, asì como las relativas a Mecánicos, Meteorologistas, Mantenimiento y Abastecimiento. En fin, lamento mucho decir que fracasé y no quedé elegido por los dioses. Esto me significó el mayor desafío a la voluntad de mi padre, quien no me perdonó y castigó a no sentarme en su mesa cuando él estuviera presente. Fue muy difícil y duro aceptar el castigo, pero como todo caballero andante, me crecí al castigo y seguí adelante. En el recuerdo han quedado estos amargos momentos y siempre dispuesto a vencer los nuevos desafíos que la vida me tenia reservados. En este periodo me mantuve lejos de escuchar Radio y ver T.V. pues el 100% de mi tiempo fue de preparación para tal fin, es por ello que ahora no comparto ninguna evocación relativa a la música. Asì me tocó vivirlo.

    Dentro de toda disciplina existen siempre momentos para satisfacer nuestros gustos y estoy seguro que en algún otro artículo sentirá la identificación que le permita expresar sus vivencias, algo que por cierto ha enriquecido enormemente esta página, sus comentarios nos han llevado a conocer al ser humano que con nosotros tiene en común las preferencias mujsicales, las cuales nos has acompañado en los mejores momentos y los que no lo fueron tanto.
    Como siempre reciba usted nuestro agradecimiento por su valiosa participacicón.

  2. Mi querido Sergio,
    Ha sido un gran placer leer este blog de excelente calidad, como siempre lo ha sido tu amistad entrañable. Había leído este fragmento del blog y ahora a través de una amiga en Facebook, Ruth Rangel, me sorprendió cómo están siendo compartidos todos estos magníficos recuerdos que llevo en mi memorias más gratas. Eso quiere decir que tu labor está llegando a muchos lados.
    Gracias por los recuerdos, parafraseando otro clásico . . . Te mando un fuerte abrazo de nuevo.

    • Mi buen amigo, es un gusto saber de ti, no conozco a Ruth Rangel pero que bueno que promovió alguno de los artículos publicados en TAL COMO LO VIVIMOS, me gustaría saber cual de ellos, sólo que no la encontré entre tu “titipuchal” de amistades en Facebook, lo verdaderamente importante de ésto, es la oportunidad de saludarte y enviarte un abrazo . . . de viejo, el día 13 cumplo 65 y sigue la mata dando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *