LOS IMPALA

Creadores de un estilo único, bautizado en su momento como Bolero – Concierto, el singular trío inició actividades a finales del año 1961, al debutar sobre el escenario del cabaret “La Fuente”; después de una corta temporada, fueron contratados para actuar en el ahora legendario, “Teatro Blanquita” y para su buena fortuna, en el transcurso de esas presentaciones, fueron observados por Gillermo Acosta, quien en ese entonces, era responsable de la dirección artística del sello discográfico Musart . . . Casi en forma inmediata, fueron contratados como parte del elenco y al poco tiempo, inició la promoción de su primer sencillo, “Ven que te quiero”, tema original de Arnulfo Vega y musicalizado por la Orquesta de Chucho Mendoza; recuerdo que mucho se comentó un insólito suceso, porque antes de su introducción al mercado, la citada tonada, se encontaba ya, a la cabeza de las listas de popularidad en México, presagio inequívoco de que finalmente, obtendrían el tan codiciado Disco de Oro . . . Lo anterior provocó gran confianza a la empresa y el entusiamo entre los propios integrantes:
Laura Olivia Solís, la primera voz del grupo, inició como modelo de diversos comerciales y en su andar por el ambiente, fue descubierta por el maestro Agustín Lara, quien la invitó a colaborar un tiempo como su intérprete, al transcurso de algunos meses, cuando se encontraba cantando en el Bar Impala, conoció a quienes se convertirían en sus compañeros; dos concertistas de piano egresados de la escuela de música de la UNAM: Humberto Basurto Valero, segunda voz y Arnulfo Vega Barrios, director del trío y compositor de la mayoría de los temas de su discografía, con alguna excepciones claro, recordamos en este momento: “Oración caribe” del ya mencionado “Flaco de oro” y “Campanitas campanitas”, cover para “The Three Bells” que el grupo The Browns, llevara al primer lugar del Hit Parade en el mes de agosto de 1959.
Las románticas tonadas se fueron sucediendo, algunas con mejor difusión que otras, pero sin dejar duda que las mejores, formaron parte de su primer LP: “Te pido y te ruego” “Flores, estrellas y luna” “Es mi concierto” “Solo en mil noches” “No y no” y “Vivo en tu mentira”, conservando en todas ellas, su original estilo . . . Nada es para siempre, frase popular un poco cruel, pero también cierta y como en muchos otros casos, el vocalista, quiso ser solista y Laura Olivia Solís se separó, probando suerte con otro género musical . . . La estafeta la apretó entre sus manos María de Lourdes Martínez González y con ella, se encaminaron hacia un segundo acetato, muy poco podemos comentar, su debil material no produjo reacción alguna, aunque sí, podríamos mencionar tres canciones: “Amame hoy” “Cantando te amaré” y “Musseta”, había que hacer algo pronto, la fama iba desvaneciéndose y bueno, había que aprovechar lo que quedaba, por lo que, antes de terminar 1963, estaba terminado su tercer disco y aunque ciertamente, nada favorable sucedió, queremos destacar tres temas que a nosotros gustaron: “Cuando estés sola” “Siempre te quise a ti” de Arnulfo Vega y “Vida” de Fernando Z Maldonado . . . Es una lástima, desconocemos las causas de la división, nunca sabremos lo que el destino les deparaba; sin embargo, lo que si conocemos, es que el equipo se desintegró, la Srita. Solís no se consolidó como cantante, el Sr. Basurto y su piano, continuaron dando conciertos, algunas ocasiones, acompañado por la Orquesta Sinfónica Nacional, en tanto que Arnulfo M. Vega, persistió en regalarnos su inspiración a través de diversos intérpretes, consolidándose como músico, arreglista y compositor.

 [wonderplugin_audio id=”72″]