BILLIE HOLIDAY

Eleanora Fagan Cough nació en Philadelphia el día 7 de abril de 1915, su madre (Sadie Fagan) contaba apenas con 13 años de edad y al saber de su embarazo sus padres (Abuelos de Billie) no le perdonaron su “falta” y la corrieron de su casa, por otra parte, su padre también era muy joven (15 años) y terminó abandonándolas a su suerte cuando sólo era un bebé, con el tiempo su madre logró establecerse en un barrio muy pobre de Baltimore y debido a las inquietudes e inexperiencia propias de su edad, dejaba a Billie al cuidado de amigos y parientes . . . . . A la edad de 10 años, Billie confiesa haber sido violada, situación que aunada a su problema de aprendizaje en el colegio, provoca la decisión de internarla en un reformatorio católico de donde escapó a la edad de 12 años emigrando junto con su madre a Nueva York algunos años después, ahí la suerte no les cambió pues en 1929 su madre encontró a un vecino violándola nuevamente, por supuesto que el que la hace la paga y a él lo sentenciaron a pasar 3 “mesesotes” en la cárcel . . . Con solamente 15 años de vida, Billie se contrata para trabajar en un prostíbulo al mismo tiempo que comienza a cantar en Centros Nocturnos sin cobrar un sueldo fijo, únicamente recibiendo propinas, su inestabilidad emocional agudizada por sus violentas relaciones con proxenetas la precipita lentamente al camino de la drogadicción, dejando constancia en los archivos policiales . . . En1933 aparece la luz por su ventana al unirse al grupo de músicos dirigidos por Benny Godman, grabando su primer canción a finales del año, iniciando así una gran cadena de éxitos culminando con su aparición en el Carnegie Hall; pero la adversidad no se alejó nunca y su carrera artística se empañaba cada día con el avance en el consumo de drogas lo que afectaba sin remedio la tesitura de la voz . . . Mientras más triunfaba, más tormentosa era su vida sentimental, más escandalosa al aceptar ser bisexual y como resultado, más droga consumió hasta conocer la heroína y convertirse en adicta, ya no se podía esperar nada bueno y en 1947 la encuentran en posesión de la droga, originando la revocación de su licencia para trabajar en Cabarets y Centros Nocturnos de Nueva York.
El mes de mayo de 1959 ingresa al Metropolitan Hospital con dolor en el hígado y problemas cardiacos, se encontraba arrestada por posesión, asignándole un guardia para vigilar su cuarto hasta el momento de su muerte por cirrosis hepática el día 17 de julio de 1959 . . . Con una infancia de abandono y pobreza, una juventud decadente y adversa, una turbulenta y desdichada madurez, así como un triste desenlace, la vida de Billie Holiday se truncó a la edad de 44 años.

Ahora, a poco más de 50 años de su muerte, la recordamos escuchando el dulce legado de su voz.
[wonderplugin_audio id=”268″]