SONIA Y MYRIAM

Durante la década de los años 50, Chile aportó cantantes cuya carrera artística los encumbró al  tal grado, que hoy se les recuerda como talentos representativos de toda una época, estoy seguro que estarán de acuerdo conmigo al mencionar  a Lucho Gatica y lo Cuatro Hermanos Silva, además del dueto que hoy nos ocupa: Sonia y Myriam.
Valparaíso en 1930 y 1931 vio nacer a las hermanas Von Schrebler García, quienes a la edad de 10 y 11 años, impulsadas por su señora madre, la también cantante Cora Santa Cruz, ya sabían de la responsabilidad de presentarse ante un auditorio, esa fue su primera etapa, misma que sólo mencionaré y que terminó con la boda de Sonia, celebrada en el año 1950.
Volvieron a reunirse en 1957 y esta vez el dúo se fue a las alturas con grabaciones como: “Envidia” “Seguiré mi viaje” y “Simplemente una ilusión”, “Remate” “Hoy que faltas tu” y “Una sola palabra”, encabezadas por la que en nuestra opinión es la tonada más hermosa que interpretaron, por supuesto que nos referimos a “Adiós” de la autoría del argentino Mariano Mores.
A inicios de los años 60’s, el dueto continuaba vigente con dos temas influeciados por los ritmos brasileños “Desafinado” y “Día nublado” y fue durante esta estapa que extendieron sus presentaciones a Cuba y México, inclusive realizando algunas grabaciones de compositores mexicanos como “El final que sueño” “Diluvio de amor y “Ven a Mi”, temas de la inspiración de Federico Baena, Luis Demetrio y Armando Manzanero respectivamente.
Sería en el año 1964 cuando las hermanas tomarían rumbos diferentes, lo que daría como resultado la disolución del triunfador dúo, Myriam había tomado la decisión de partir para radicar definitivamente en España, su hermana menor continuó en México, comenzando a escalar los peldaños de la fama, ahora en solitario, con canciones tan exitosas como “Te doy dos horas” “Te amaré toda la vida” y “Se te olvida”, las cuales junto con “Sacrificio” “Yo se que te amo” “Adiós tristeza” y muchas más, la conservaron por mucho tiempo dentro del gusto popular, ella no modificó el nombre con el que inició su aventura, sólo que esta vez faltaba Myriam, razón por la cual se convirtió en . . . Sonia “La Única”.

[wonderplugin_video videotype=”mp4″ mp4=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/uploads/2010/07/GRACIAS-A-LA-VIDA.m4v” poster=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/uploads/2010/07/GRACIAS-A-LA-VIDA-1.jpg” videowidth=560 videoheight=420 keepaspectratio=1 videocss=”position:relative;display:block;background-color:#000;overflow:hidden;max-width:100%;margin:0 auto;” playbutton=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/plugins/wonderplugin-videoembed/engine/playvideo-64-64-0.png”]
[wonderplugin_audio id=”258″]