CUARTETOS DE ANTAÑO

La TV en mis años mozos, aunque poco accesible, destacaba ya como entretenimiento para todas la edades, los más pequeños con Teatro Fantástico y Club Quintito, en tanto que los mayores gozaban de muchas más opciones y a través de los programas musicales, una familia bastante sonriente y agradable, El Cuarteto Ruffino, sobresalió y se colocó en el gusto popular con la tonada “Triana morena”, sus integrantes Carlos (Papá) Ruffino, Mercedes (Mamá) Villarte y sus dos hijos Carlos y Julie formaron parte de la historia musical latinoamericana . . . Procedentes de La Habana, mucho tiempo radicaron en nuestro país y por lo tanto, sus apariciones ante las cámaras de la pantalla chica fueron bastante frecuentes, mismo caso el de sus presentaciones personales, en las que alternaron con otras grandes figuras del momento . . . Además de la citada canción, popularizaron “Luna de miel en Puerto Rico” y “Sin motivo”, escuchándose repetidamente con “Miénteme” “No te importe saber” y “Vereda tropical”; en lo particular los recuerdo con la melodía “Mucho corazón” y ¿Cómo no? si tengo grabada en la memoria la noche que fueron invitados a uno de esos TV Programas y la cantaron, me encontraba acompañando a mi querida madre (Dóña Lucha), quien con buena dosis de sentimiento los acompañó en sus acordes.

[wonderplugin_gallery id=”245″]

Me atrevo a escribir lo siguiente, ofreciendo de antemano disculpas a nuestros hermanos Chilenos porque sé que Los 4 Hermanos Silva: Lolita, Julio, René y Hugo, habían ya disfrutado el éxito en su propia tierra, nosotros conocimos su talento hasta que llegaron a México y eso sucedió por ahí del año 1958 que es cuando mi mamá comenzó a comentarme acerca de ellos . . . Recuerdo muy bien cuanto le gustaban su interpretaciones “Quisiera ser” y “Cuando tu me quieras”, son lo máximo me decía y es que ella sufrió mucho con el hombre que solamente me heredó el apellido y eso la inclinó hacia los temas románticos, aunque no por eso dejaron de agradarle “Yo vendo unos ojos negros” “El pájaro Chogüí” y naturalmente otras sentimentales como “Escríbeme” “Confianza” y “Recuerdos de Ypacaraí” . . . A mi me gustó una tonada que acaparó la atención en 1962 ó 1963, extraño caso pues se encontraba en su apogeo el Rock ‘n’ Roll y no era fácil sobresalir con su conservador estilo pero a pesar de eso, adquirieron renombre entre la juventud con “La chica de los ojos azules” . . . Fueron muchos y muy variados los temas incluidos en los LP editados en nuestro país bajo el sello RCA Víctor y con ellos obtuvieron reconocimiento más que suficiente para continuar en nuestro pensamiento.

[wonderplugin_audio id=349]

LOS CUATRO SOLES

Recuerdo con mucho cariño el día que cumplí mis primeros diez años, julio 13 de 1957, era un sábado y aunque mi mamá acostumbraba sacarme del internado los domingos, en esa especial fecha solicitó permiso de ausentarse al trabajo y así poder festejarme en casa de mis tíos . . . terminando de comer, los adultos salieron a buscar algunas cosas para “la ceremonia” de partición del pastel, fue entonces que inició un momento mágico e inolvidable al quedarme a solas con mi prima, quien era mayor que yo por seis años . . . En ese entonces no entendí bien lo que a ella sucedía, con mucha calma trajo algunos discos de su recámara y se dispuso a tocarlos en un pequeño aparato reproductor de acetatos, primero puso un sencillo de 45 rpm y la letra de la canción comenzaba así: “Eso que se llama amor, es una cosa que no sé como explicar, es una gloria y un infierno y sólo él, nos hace suspirar” . . . Mi prima se encontraba frente a mi, estaba sentada en el sofá y de pronto se levantó para tomarme por la barbilla diciéndome: Así es mi querido Cleto (Mi sobrenombre por el santoral del día), tu ahora no lo sabes pero ya lo conocerás y entonces dirás lo mismo “Sin un amor, inútil es vivir” . . . Siempre la admiré y la quise mucho, a mi entender era una jovencita muy bella y aunque no era un especialista para afirmarlo, los años me dieron la razón, el Colegio Franco Español era exclusivo para varones, por lo tanto, mi trato con el sexo femenino era extremadamente limitado, pero así la veía yo, con su hermosa sonrisa y ojos soñadores que me inspiraron siempre gran confianza . . . Regresando a mi relato, al término de la melodía, continuó con otras del mismo estilo, me enseñó las portadas y pude enterarme que se trataba de Los 4 Soles, nunca los había escuchado porque regularmente, era mi tía quien ponía la música pero ahora, se trataba de escuchar su personal colección, el caso es que entre las tonadas que a partir de esa fecha fue compartiendo conmigo, me gustaron sobremanera varias interpretaciones del citado cuarteto, naturalmente la primera que les conocí “Eso que se llama amor” y otras como “El verdadero amor” “Mandato divino” “Vete de mi” y “Locura pasional” canciones con las cuales todavía hoy, a mis 70 años, me siento en el sofá a escucharlas con nostalgia, varias veces derramando lágrimas porque la vida nos llevó por caminos distintos y hace más de veinte años que no sé de ella, quisiera volver en el tiempo para agradecerle su valiosa enseñanza, la sensibilidad que en mi despertó aquella tarde, me permitió sentir y apreciar la vida en cada momento.
Años después me enteré que los responsables de tan bellos recuerdos, fueron Antonio de Gyves, Francisco Pedroza, Eduardo Licona y Daniel Cabrera, los cuatro integrantes del grupo que además, según fuí conociendo su discografía, estuvieron presentes en los albores del Rock ‘n’ Roll en México, sus versiones para “Nos vemos cocodrilo” “16 toneladas” y “Mr. Sandman” son claros testimonios de ello, incursionando también en otros géneros propios de la época como “Goya Universidad”, en ritmo tropical destacaron con “Las clases del Cha Cha Cha” y “Es amor”; en canciones importadas de Europa con “Volare” “Torero” y “Adiós a Roma” desde Italia, “Cerezo rosa” y “C’est si bon” de Francia, así como “Abril en Portugal” de origen lusitano, agregando a su trayectoria algunas clásicas triunfadoras de norteamérica como “El amor es una cosa esplendorosa” “Que dulce es ella” y “Monglow”, sin olvidarse por supuesto, del romántico bolero con “No me platiques” “Adiós felicidad” y “Uno de los dos”.

Tomando en cuenta que muchos de ustedes, estarán interesados en conocer más a fondo la trayectoria del triunfador cuarteto, nos permitimos anexar los cinco tomos en vídeo, ideados y concebidos gracias a la competencia y profesionalismo de investigación por parte de nuestro estimado amigo Arturo Lara Lozano y el valioso equipo de colaboradores de La Enciclopedia del Rock Mexicano . . . Todo el mérito y nuestro reconocimiento para ellos.
[wonderplugin_gallery id=”129″]
[wonderplugin_audio id=”295″]

GLORIA LASSO

Una de las políticas del Colegio Franco Español, era que los internos sólo podían salir en compañía de un familiar adulto y ese reglamento estaba vigente mientras no cumpliera los 13 años, edad que superé en el mes de julio de 1960; Doña Lucha (Mi Madre) aunque con cierta preocupación, autorizó que yo pudiera salir a partir de las 9:00 AM del sábado, cosa imposible anteriormente porque ella trabajaba esos días hasta las 13:00 horas . . . Lo anterior modificó la rutina y varias veces me dirigí hacia La Fragua y Paseo de la Reforma, lugar donde, en aquel entonces, se encontraba la Secretaría de Turismo; una ocasión salió entonando una pieza que yo no conocía, pregunté y me dijo: se llama “Tuya” y la canta Gloria Lasso ¿A poco no la has escuchado?, nomás no, le dije, recuerda que mi “radio cohete” anda en las últimas y en Radio Mil apenas y tocan una que otra canción en español . . . Estábamos cerca de finalizar el año escolar por lo que ésto pudo haber sucedido durante el mes de octubre . . . Aprobé el primer año de Bachillerato y fui a casa por GL00vacaciones, mi mamá estaba muy contenta porque había conseguido un viaje gratis con todo incluido para visitar El Paso en Texas. hasta ese momento, el viaje más lejos era a Veracruz y siempre cargando con su paquete (O sea… yo), el caso es que se fue unos cuantos días que se me hicieron eternos y volvió para las fiestas decembrinas . . . ¡Oh, Sorpresa! me trajo de regalo un flamante radio de seis transistores, marca Lloyds, rojo con su estuche de piel color café. ¡Que maravilla! por fin podría escuchar otras estaciones de radio y recuerdo que me dijo: A ver si ahora si logras escuchar la canción de Gloria Lasso que te mencioné. ¿Te acuerdas?.
A partir de ese día, todo el dinero de mis domingos tenía por destino comprar baterías, aquellas de 12 voltios que tan buen servicio nos dieron, mis vecinos y amigos decían . . . Ya llegó Sergio y Su..radito pero eso no tenía importancia, cada vez estaba más interiorizado con la música e intérpretes que surgían día con día y entre todos ellos, también escuché a Gloria Lasso para al fin comentarlo con mi mamá, hoy tengo la idea de que si me regaló el radio, fue motivada por aquella conversación en que mencionó a la Sra. Lasso por vez primera . . . Temas como “Luna de miel” “Venus” y “Podría yo bailar” comenzaron a serme familiares, además de que fui conociendo algunos de sus anteriores éxitos “Extraño en el paraíso” “Piel Canela” “Cachito” “Hola, que tal” “Malagueña” y “Lisboa antigua”, entre otras . . .
Rosa Coscolín Figueras, como era su nombre real, nació el día 25 de octubre de 1922 en la Provincia de Cataluña, España, siempre seLPsLasso inclinó por cantar y desde muy pequeña le gustaba entonar tangos en los pasillos de la casa de su abuela (narrado en propias palabras en una entrevista con Armando Manzanero), poco tiempo después, derivado de una emergencia por sustituir a una cantante con problemas de salud, se solicitó su participación durante la trasmisión de un programa radiofónico en Madrid y aunque puede decirse que ésto inició su trayectoria artística, lo más relevante fue que para dar respuesta a los radioescuchas que preguntaron el nombre de la intérprete, sin haberlo planeado debió adoptar el apellido artístico de su primer esposo . . .  Tiempo después, sin grandes posibilidades partió a probar suerte en Francia, ahí trabajó en algunos centros nocturnos hasta que fue contratada para formar parte del elenco de Pathé Marconi, compañía disquera para la cual grabaría “Étrangère au paradis”,  el acetato rompió el record de ventas en ese país durante 1955, consiguiendo con ésto, no sólo el Disco de Oro, toda vez que a partír de ahí, comenzó a ser catalogada como una estrella de la canción y casi de inmediato comenzó presentaciones en el Teatro Olympia, sitio donde consiguió un arrollador triunfo . . . Los éxitos se sucedían: “Amour, castagnettes et tango” “Le torrent”  “Toi mon démon” “Adieu lisbonne”),  algunas melodías de autores mexicanos interpretadas en francés: “Mon petit cachito” “Le goût de toi” y otras en español “Dos arbolitos” “La Malagueña” y “Granada” . . . Era cuestión de tiempo, bastó que su amiga Édith Piaf le contara acerca de la enorme difusión que sus grabaciones tenían en nuestro país para que se animara a venir, lo hizo durante el año 1962 y la calidez que encontró en México la enamoró por lo que decidió  quedarse con nosotros . . . ¡Que bueno! ahora podíamos contemplar de cerca el crecimiento de una gran estrella y creció tanto que con el tiempo fue reconocida entre Las Divas de la Canción Internacional.

[wonderplugin_gallery id=”205″]

[wonderplugin_audio id=”16″]

CÓMICOS Y CANCIONES

Los Estudios del Canal 2 de Telesistema Mexicano, ubicados en Avenida Chapultepec No. 18, fueron cuna de muchos programas de revista, destacando sin duda entre ellos “Cómicos y Canciones”, la idea de combinar la comicidad de Viruta y Capulina con números musicales a cargo inicialmente de Leonorilda Ochoa y Las Hermanas Navarro después, estas últimas por una muy larga temporada, alternarnando con varios artistas de la llamada “Nueva Ola”, la combinación dejó un grato sabor en la memoria de tantos y tantos niños y jóvenes que contentos nos reuníamos para disfrutar nuestros programas favoritos, los más afortunados en su propia casa y muchos otros (como es mi caso), cooperando con 20 centavos para ser aceptado en la casa de alguna familia, que tuvo la visión de compartir su TV a cambio de la cantidad mencionada . . . Cada semana durante más de una década, fue trasmitido a través de la pantalla chica, deleitando a varias generaciones, desgraciadamente los intereses personales, así como las enormes diferencias entre Gaspar Henaine Pérez (Capulina) y Marco Antonio Campos Contreras (Viruta) terminaron con la sociedad y como consecuencia, con el  añorado programa.
Tal vez porque cada uno considera que sus experiencias son especiales, hoy que enciendo el aparato televisor y recuerdo la simplicidad de los libretos, además del humor blanco que caracterizaba el programa, creo y estoy de acuerdo con eso de que “Todo tiempo pasado fue mejor” y como no voy a pensar así, yo tenía cincuenta años menos y la inocencia de mi juventud, a la que siempre estará unida aquel “agradable gordito” que canturreaba . . . Menta, Yerbabuena, Canela y Tutti-Frutti – Joyjorojojoy.

El vídeo siguiente está conformado por la introducción del programa, “Pájaro loco” con Viruta y Capulina y la interpretación de “Cubitos de hielo” a cargo de las Hermanas Navarro . . . Agradecemos su paciencia mientras carga el archivo. [wonderplugin_gallery id=”178″]

CATERINA VALENTE

En medio de la algarabía, entre saltos, maromas y aplausos, hizo su debut ante el público, al participar en un acto de circo al lado de sus hermanos en el año 1936, siendo que apenas, cinco años antes y en la ciudad de París, había visto la luz por vez primera, el día 14 de Enero de 1931. Después de ésto, su familia debió superar muchos y muy duros momentos, primero durante la guerra, continuando con la privación de la libertad, para finalmente ser deportados a Rusia, total, un sin fin de obstáculos antes de debutar en un centro nocturno de París, ahora si, cantando a la edad de 16 años . . . El triunfo no llegó en un día, antes tuvo que arriesgarse en varios intentos, bailando y cantando al compás del sonido de su guitarra, hasta que consiguió realizar sus primeras grabaciones, editadas en Alemania durante el año 1952, sin embargo, es en 1954, cuando acompañada por la orquesta de Werner Müller, iniciaron sus grandes logros, hasta la fecha reconocidos, éxitos como “Malagueña” “La Brisa y yo” “Amapola” “Ponciana” “What a difference a day makes” y otros más en diversos idiomas, la fueron colocando entre las mejores artistas de talla internacional.
Su popularidad en nuestro país y América Latina, se incrementó a partir de 1961, cuando grabó en español con la orquesta de Edmundo Ros, exitosas tonadas como “Estrellita del Sur” “Carabalí” “Adiós” “El manisero” “Frenesí” “Bésame mucho” “Estrellita” y “Contigo en la distancia”, dedicándonos años más tarde un disco de larga duración titulado CATERINA VALENTE CANTA A MÉXICO, acompañada por la orquesta de Werner Müller, en el cual incluyó varias canciones de compositores mexicanos como: “Ay Chabela” de Paco Michel, “La Malagueña” de Elpidio Ramírez Burgos, “Oración caribe” del maestro Agustín Lara, además de otras dos de Doña Consuelito Velázquez “Cachito” y “Franqueza” . . . Estamos en el 2011 y median ya 50 años, de habernos conquistado con su gracia, frescura y versatilidad, razón por la que nos animamos a dedicarle este artículo, un pequeño homenaje a quien tuvo la dedicación y el talento, para cantar en varios idiomas y seducir uno por uno, los países en que se dio a conocer, hasta consagrarse finalmente, como estrella inextinguible, dentro del firmamento musical.

 [wonderplugin_gallery id=”53″]
[wonderplugin_audio id=”147″]

MONNA BELL

La gran intérprete Nora Escobar, nació el día 23 de enero de 1938 y su despegue comenzó, al resultar triunfadora de un concurso de aficionados en su natal Chile, inició como cantante de orquestas, primero incursionando en el Jazz y posteriormente dentro de la música popular, al cumplir los 20 años, cambió su residencia a la ciudad de Madrid, España, en donde encontraría las llaves del triunfo, porque aunque es cierto, que ella había plasmado en acetato algunas canciones, es su presentación dentro del Primer Festival de la Canción de Benidorm, realizado en el año 1959, el escaparate, a través del cual, se proyectaría a nivel mundial, el tema “Un telegrama”, ahí interpretado, pronto se convirtió en un rotundo éxito y a partir de ese momento, nació en quien esto escribe, un profundo cariño y admiración hacia ella . . . Con un estilo único al entonar melodías en tonos más bajos, Monna nos regaló cualquier cantidad de temas que endulzaron nuestro camino y que decir de la fortuna  que tuvimos, toda vez que fue en nuestro país, donde el amor tocó a su puerta, decidiéndola a radicar definitivamente con nosotros, trayéndonos como beneficio, la oportunidad de admirarla tantas y tantas ocasiones en la pantalla chica. ¡Ah! como recuerdo y añoro aquellas noches del TV programa, donde unió su voz a la de Manolo Muñoz, dueto único e irrepetible que se contituyó en un verdadero deleite para los oídos.

Agradecemos pausar el audio antes de reproducir vídeo.

[wonderplugin_video videotype=”mp4″ mp4=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/uploads/2011/04/UN-TELEGRAMA.m4v” poster=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/uploads/2011/04/UN-TELEGRAMA.jpg” videowidth=480 videoheight=360 keepaspectratio=1 videocss=”position:relative;display:block;background-color:#000;overflow:hidden;max-width:100%;margin:0 auto;” playbutton=”http://www.serlesa.com.mx/wp-content/plugins/wonderplugin-videoembed/engine/playvideo-64-64-0.png”]
Aprovechando la oportunidad que nos proporciona lo basto de su discografía, el surtido de temas incluidos en el reproductor, va desde lo más rítmico a lo profundo y sentimental, esperamos que entre ellos, encuentren algunos de su agrado.
[wonderplugin_audio id=”167″]