InicioCovers en EspañolBrendaLeeBRENDA LEE (Covers 1959 – 1960)

Comentarios

BRENDA LEE (Covers 1959 – 1960) — 1 comentario

  1. Indiscutiblemente que nuestros ìdolos de la juventud de los años sesenta, coadyuvaron para que los èxitos de esta encantadora “Ronquita”, tambièn se escucharan en el mejor de los idiomas Romance del mundo, “El Español”. Gracias a sus interpretaciones, nos traen bellos recuerdos de nuestra adolescencia: Manolo Muñoz, Los Hooligans, Los Rebeldes del Rock, Lety Cisneros y Julissa. En este pequeño espacio musical, han desfilado amigos y amigas de la niñez y adolescencia, compañeros y compañeras de la escuela, profesores, y amigos del alma con quienes disfrutamos y aventuramos en excursiones y campamentos, y cuyo recuerdo nos une màs a ellos y a ellas, a pesar de haber transcurrido el tiempo. A ellas y ellos mi màs profundo agradecimiento, por haber sido parte importante de mi vida; y gracias a su amistad, supe valorar y estimar a sus personas que Dios los colme de bendiciones y que nunca olviden esta frase ” Que a los buenos amigos, siempre se les tiene presente como en el ayer”

    Y haciendo un reconocimiento por su desinteresada colaboraciòn, se le agradece a su amigo el Sr. Gustavo Zamora, por el tesoro tan preciado que es la melodia “Los Tres”, con nuestra admirada y siempre bien amada Julia Isabel De Llano Macedo “Julissa”.

    En su oportunidad la señora Julissa siendo entrevistada por una joven periodista de espectàculos de la televisora de enfrente, comentò que esta canciòn en cierta forma le hacìa recordar sus años de soledad, siendo una colegiala y haber estado internada en colegios que le educaron y le formaron para su vida profesional. El ser hija de tan afamados y distiguidos padres Don Luis De Llano Palmer pionero de la televisiòn en Mèxico y de su encantadora madre la primerìsima actriz, la señora Rita Macedo, le obligaron a tener que recibir instrucciòn escolar lejos de sus padres y en el extranjero. Creo que todos los que tuvieron la fortuna de haber sido alumnos internos de alguna instituciòn educativa, podràn constatar su declaraciòn; la ausencia, el alejamiento, la soledad, y quizàs la tristeza de no estar a lado de sus padres. Para ella y para todos los que estuvieron bajo las mismas condiciones de estudiantes internos, mi admiraciòn y respeto. Asì les tocò vivirlo.

    Muchas gracias en lo que a mi respecta, toda vez que estuve también internado durante el tiempo que estuve cursando la educación primara y los dos primeros años de secundaria en el Colegio Franco Español, en ese tiempo no comprendía los grandes esfuerzos que tuvo que hacer mi madre (Doña Lucha), después de haber perdido todo por culpa de un borracho que malgastó sus bienes (los de mi madre) porque el no tenía en en que caerse muerto y al terminar con todo simplemente . . . se alejó, abandonándola embarazada de mi, sin embargo, libró los obstáculos para seguir adelante, hasta conseguirme una beca que me permitió estudiar en tan pretigiada escuela, separándose de su único hijo.
    Hoy que me acuerdo de esos tiempos difíciles, crece en mi el cariño por la persona que más me amó durante todas las etapas de mi vida y que desgraciadamente se adelantó en ese inevitable paso, el día 19 de diciembre de 1993.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *