Comentarios

AL COMPÁS DEL RELOJ — 4 comentarios

  1. El dìa de ayer por la tarde me dispuse a disfrutar de esta cinta que llegò a mis manos gracias a la generosidad de un fino amigo, que sin escatimar egoismo e interès mezquino me la obsequiò. Sin ser critico cinematogràfico y mucho menos periodista de espectàculos, me atrevo a decir que es una comedia musical al estilo Norteamericano, en donde se manifiesta la forma en que la sociedad Americana viviò la intensidad del Rock and Roll; desde las jovencitas hasta los adultos. El interès que se tenìa por los promotores artísticos, los centros nocturnos o salones de baile, así como los medios de comunicaciòn, que unieron esfuerzos para hacer de este ritmo, el ritmo de la juventud. Las personas que creyeron abiertamente en los artistas y los impulsaron a la fama.La pareja de artistas que supuestamente eran hermanos, y que bailan con tal facilidad y gracia, me hicieron recordar al dueto de hermanos de apellido Santillàn. Extraordinarios bailarines de Rock and Roll; a decir verdad, no recuerdo con exactitud el nombre del caballero, creo que era Jorge, pero el de su hermana “Marthita” quienes nos deleitaron con su habilidad y maestrìa, gracia y pundonor al bailar el multicitado ritmo. Siempre quise bailar como ellos, pero para los que somos troncos o tenemos dos pies derechos o dos izquierdos, ni yendo a “bailar a Chalmita” Inolvidables los hermanos Santillàn, donde quiera que se encuentren reciban como siempre mi admiraciòn y respeto.

    He de confesar que en el año de 1956, en que se filmó esta cinta, estaba en segundo año de primaria y por ser menor de edad no me dajaban entrar al cine; las razones harto conocidas y externadas en otras ocasiones no merecen màs de ser expuestas. Todos sabemos que este ritmo nos llegò con un atraso de 4 años, màs los que se tuvieron que esperar para su arraigo en el gusto musical de Mèxico, facilmente 5 años pasaron para conocerlo y adoptarlo como género musical de la juventud. El ver actuar a “Bill Haley and his Comets” y “The Platters” me remitieron a mi niñez y recordar a Radio Mil que en su programaciòn al principio fue de mùsica en Inglès. El gusto musical de las tías solteras y trabajadoras, nos hicieron conocer perifèrica e indirectamente a estos artistas; que a decir de las susodichas nos prohibian oir esta mùsica apagando su radio receptor, por que no era para niños. A ese grado de inquisiciòn mental nos tenìan sujetos. En fin ahora me rìo, pues con sus ideas aberrantes y tergiversadas nunca lograron que nos abstuvièramos de oìr y gustar del ritmo en comento. Aqui cabe decir, que lo prohibido llama más la atenciòn y el interès de quien se le impiden las cosas. Asi me tocó vivirlo

    Gersio dijo:
    Voy a aprovechar su comentario para expresar una personal experiencia . . . tengo muy grabado en mi mente, aquellas fiestas que organizaban los vecinos del edificio sito en Ramos Millán 111, la lider de las jovencitas era sin duda Elva Bernal, siempre rodeada de quienes la apoyaban en todo lo que emprendía, para mi buena suerte, a ella le encantaba bailar el Rock ‘n’ Roll y lo hacía de una manera agresiva, con mucho ritmo y entusiasmo, sin embargo jamás logré encontrar una pareja que se acoplara tanto al efectuar los clásicos pasos, como la que formaron Lourdes González y Fernando Borja (Alias El Chocolate) que belleza era admirarlos, deseo de todo corazón que la suerte los haya premiado en su vida, con la misma energía positiva que irradiaban al impresionar a todos los presentes.

  2. Nunca tuve la oportunidad de ver esta película, yo tenía 10 años cuando la exhibieron en México, la clasificaron para adolescentes y no me dejaron entrar, eso fue en al año de 1960, al menos ya pude ver los créditos, gracias por darme una probadita.

    Gersio dijo:
    A mi, ni me llevaron y eso que ya tenía 12. Saludos Sr. Robles

  3. Cómo podré conseguir la película completa de Al compás del reloj?

    Gersio dijo:
    En México sería casi imposible Sr. Richard, sin embargo, siempre existe la posibilidad de comprarlo “On Line” . . . Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *